Preguntas frecuentes

 

· Consulta de guardia

Los fines de semana y feriados funciona una guardia. El pediatra de turno está en los consultorios de 11 a 12 horas, y de 18 a 19 horas.

· Atención Médica

Los profesionales de la Red Pediátrica trabajan a través de las obras sociales, prepagas y particulares. Los médicos especialistas trabajan en forma particular.

· Turnos

Para sacar turnos, llamar de lunes a viernes de 9 a 20 horas y los sábados de 9 a 12 horas al teléfono (02281) 427188.

También puede solicitar turnos online, haciendo click aquí

¿Su hijo ve bien?

Pautas para consultar al médico:

Desde recién nacido

– Si su bebé no fija los objetos con la mirada o tiene la mirada perdida.
– Si presenta alguna desviación ocular permanente
– Si se le pegan los ojos o presenta lagrimeo

Entre los 3 y 4 años

– Si su hijo presenta lagrimeo u ojos enrojecidos
– Si se acerca para mirar televisión
– Si presenta alguna desviación ocular
– Si pestañea con frecuencia o guiña un ojo

A la edad escolar

– Si se acerca para ver el pizarrón
– Si presenta cefalea o ardor ocular
– Si le molesta la luz intensa
– Si la maestra refiere que le cuesta lee
Sólo el control médico nos ayuda a conocer tempranamente los problemas visuales.

¿Su hijo oye bien?

 

En los tres primeros meses:

¿Se asusta con ruidos fuertes?
¿Lo tranquiliza la voz de la mamá?

Entre los 3 y 6 meses:

¿Da vuelta la cabeza cuando lo llaman?
¿Se asusta o alegra con los ruidos?

Entre los 6 y 10 meses:

¿Responde cuando de lo llama por su nombre, aunque sea en voz baja?

Entre los 15 y 18 meses:

¿Entiende cuando se le dice ¡tomá, mirá, vení!?
¿Sabe algunas palabras como por ejemplo mamá o papá?

 

Qué es el Síndrome Urémico Hemolítico

 

El Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) es una enfermedad que puede aparecer a lo largo de todo el año. La incidencia en Argentina es la más alta del mundo; registrándose entre 400 y 500 casos nuevos por año.
Es transmitida por alimentos contaminados por una bacteria llamada Escherichia Coli. Generalmente afecta a niños de 6 a 36 meses de edad aunque también puede afectar a niños mayores.

La enfermedad comienza con una diarrea con sangre y moco en niños previamente sanos. Luego de 3 a 4 días, se observa al niño pálido a consecuencia de una anemia que acompaña a la enfermedad. Los riñones empiezan a fallar, no pudiendo eliminar sustancias tóxicas; el niño orinará menos, siendo a veces el compromiso tal que dejará de orinar y necesita diálisis.
Otros órganos pueden ser afectados también; pueden aparecer convulsiones, coma, hipertensión arterial, manchas en la piel, incluso, perforarse el intestino con riesgo de muerte.
Es una enfermedad que puede ser muy grave y el niño debe estar internado para realizar el tratamiento. En manos expertas la mortalidad es del 2-3%.

Se contagia por consumir carnes poco cocidas, sobre todo la carne picada, lácteos no pasteurizados, agua no potable, por manos contaminadas, bañarse en aguas contaminadas, o por utilizar la misma tabla o cuchillo para la carne cruda y cocida u otros alimentos que se comen crudos (verduras, etc.).

 

 

Medidas de prevención de la enfermedad:

– Asegurar la correcta cocción de la carne (la bacteria se destruye a 72ºC). Se consigue cuando la carne tiene una cocción homogénea, o sea, cuando no quedan partes rojas y el jugo es completamente translúcido.
– Tener especial cuidado con la carne picada, ya que generalmente se cocina bien solamente la parte superficial y la bacteria no se destruye si no se llega a la temperatura adecuada en el interior.
– Utilizar diferentes cuchillos para cortar carne cruda y cocida par no arrastrar bacterias de una a otra.
– Evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos (lavar con agua y jabón las tablas para cortar, o usar diferentes tablas; disposición de los alimentos dentro de la heladera).
– Consumir lácteos pasteurizados
– Cumplir con la cadena de frío
– No consumir jugos de frutas envasados NO pasteurizados
– Lavar cuidadosamente frutas y verduras
– Lavarse las manos con agua y jabón antes de procesar alimentos, antes de comer y después de ir al baño
– Respetar la prohibición de no bañarse en aguas contaminadas
– Consumir agua potable, y ante la duda, hervirla.

Dra. Pilar Álvarez
Pediatra